La riqueza de Madrid está en sus barrios

Madrid es una ciudad única en el mundo; pero más únicos son sus barrios, que entre todos le dan a la ciudad su carácter especial. Cada uno tiene su propio encanto y sus características, siendo estos famosos por cosas diferentes. La riqueza de la ciudad está en su diversidad, y esto se traduce en que Madrid tiene varios atractivos que se complementan. La diversidad de los barrios llega a tal nivel que al cambiar del lugar uno se siente en otro lugar completamente diferente al cambiar la atmósfera.

¿Por qué son tan distintos los barrios de Madrid? En primer lugar se han ido construyendo en diferentes épocas. Las zonas más antiguas del centro datan desde el siglo IX, mientras que otras no habían sido planeadas hasta el siglo XIX. En zonas periféricas también se han ido edificando barrios más modernos en los siglos XX y XXI. Cada barrio también a ido atrayendo a diferentes comunidades con el paso del tiempo. De esta forma cada lugar en la cuidad es único.

En el centro de la ciudad se encuentran los barrios más emblemáticos. Malasaña, es hoy en día la parte alternativa de Madrid. Ha sido influenciado por el proceso cultural de la movida, en los años 80s. Recientemente se ha revitalizado y ahora tiene un gran aforo de personas. En Malasaña hay una gran oferta cultural con muchos teatros, librerías y locales. A un lado se encuentra Chueca, que es un barrio de moda. Este barrio históricamente ha concentrado a la comunidad LGBT; a partir de cuando se volvió un barrio popular para locales y turistas.

Al sur del centro también está Lavapiés. Este barrio concentra comunidades que han migrado de todo el mundo. Su oferta gastronómica es amplia gracias a su diversidad cultural. Además Lavapiés es económico para vivir y su arte callejero lo caracteriza. Hacia el Palacio Real se encuentra La Latina. Este barrio es el más fotogénico gracias a sus vistas, relieve y arquitectura. La zona es ideal para ir de tapeo, ya que muchos locales ahí son tradicionales y han existido por muchos años.

Fuera del cetro también hay barrios famosos. Este es el caso del barrio de Salamanca, que está planeado de forma rectangular e inicialmente lo habitaba la aristocracia. La zona de Recoletos, sobre la calle Serrano alberga los comercios  más exclusivos de Madrid. A unas calles se encuentran también las zonas de Goya y Fuente del Berro, con un carácter residencial y con menos bullicio que zonas del centro. 

Al otro lado de Paseo de la Castellana, está el distrito de Chamberí. Este empieza siendo una zona de negocios, y termina cerca de la universidades más grandes de Madrid. El Barrio de Almagro se caracteriza por sus elegantes edificios del siglo XIX. Al oeste se encuentran Arapliles y Gaztambide, con caracteres residenciales y gracias a la cercanía con universidades ; por lo que ahí habitan muchos estudiantes. Esto hace que la zona esté llena de vida y a la vez uno se siente en casa.

El atractivo de Madrid está en cada uno de sus barrios, a los que se les quiere por su propias razones. Con ellos, para Madrid, el todo es más que la suma de sus partes. Esto ha hecho que la ciudad le guste a todos los que viven en ella, y a muchos más que todavía no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishFrenchGermanItalianSpanish